Desde la bella Carmen de Patagones...a orillas del Río Negro.
.
.

viernes, diciembre 08, 2006

sociedad maragata



Siempre me pasa...a veces interiormente me pregunto que hubiera sido de mi vida si todo hubiera sido diferente; si en vez de cambiar por el paisaje patagónico siguiera en la selva de cemento, miles de preguntas acuden a mi cabeza, para algunas se me ocurre alguna respuesta ya demasiado obvia como... seguiría de empleada administrativa de 8 a l7hs en alguna firma, enfrascada en la rutina semanal o tal vez estaría inmersa en el grave problema social de la desocupación, a mis años...a más experiencia menos posibilidades de trabajo, cuando me vine de Buenos Aires aún el tema desocupación era sólo un fantasma que sufrían las empresas con recorte de personal, pero uno salía bien temprano con el Clarín bajo el brazo o se anotaba en alguna agencia de colocaciones y algo se encontraba...hoy ya no es así , mejor dicho ya hacen varios años que no es así...
Mi partida de Buenos Aires fue una conjunción de astros que se alinearon en el momento indicado...muchos factores; personales, familiares y económicos obraron complotados para que eso fuera posible pero básicamente fue mi decisión y la de mi pareja la que determinó ese giro de 180° del que jamás me arrepentiré.Con el paso de los años la valoración por el terruño que piso a diario a ido creciendo, no sólo por todo lo que se habla de la mítica patagonia sino por la idiosincracia del lugar, la tranquilidad de sus calles, la belleza del río Negro, esa parsimonia indolente del *maragato ante el apuro desesperado del turista citadino que aunque está de vacaciones "necesita" que todo sea expeditivo...urgente; grave error en estos lugares donde a la siesta se la respeta bajo ordenanza municipal y el convite de un mate cebado nace sin pudores aún con el desconocido que queda descolocado balbuceando un gracias de pura sorpresa, poco a poco uno va aprendiendo e incorporando los códigos de la zona hasta que los hace propios, la forma de hablar (diferente a la de otras zonas argentinas)no tiene un canto reconocible como el cordobés, ni un arrastre de eses como el litoraleño . La particularidad del sureño es hablar medio entrecortado si es de la zona rural, un tono más alto de lo habitual (acostumbrado a los grandes espacios)debido a que esta zona ha sufrido una gran inmigracion de

alemanes del Volga, los mayores mantienen su idioma natal en su casa, al igual que los strudel de manzana, su música alegre y estridente está presente en cada evento.
He degustado variedad de comida alemana, impronunciable en sus nombres para mi , pero inolvidable por su exquisitez...durante el tórrido verano las caritas de los niños de cabello casi blanco, ojos azules y tez enrojecida por el sol se mezclan entre las bien morochas de los descendientes mapuches y de los maragatos descendientes de españoles, todos se sienten dueños de esta tierra, uno por derecho de origen y los otros por derecho de trabajo incansable de una colonización progresista...los tres conviven en distintos estratos sociales que siempre en algun punto se juntan para vivir como sociedad . En realidad ahora hay un nuevo sector de esta comunidad...los inmigrantes internos, entre los que me incluyo, mi llegada se produjo ya hace años pero últimamente hay un movimiento de gente proveniente de la capital y del Gran Buenos Aires que viene escapando de la inseguridad, la vida agitada, el estrés...a tal punto que el negocio inmobiliario de la zona se ha visto desbordado en cuanto a alquileres o lotes de tierra. Todos hoy día conformamos esta sociedad maragata que mantiene ciertas costumbres e incorpora otras con la mísma facilidad que un cordero se transforma en capón, interiormente ya somos parte de esta bendita Patagonia, no importa el origen , la procedencia ni los motivos por los que estamos aquí...sino el amor al lugar agreste...la pertenencia al viento y el sentirse parte de esta increíble inmensidad.

*maragato/a ; persona nacida en Carmen de Patgones, derivado de "la maragateria española" primeros colonos del Fuerte El Carmen.

4 comentarios:

EL HIPPIE VIEJO dijo...

UNO SE PASA LA VIDA BUSCANDO SU LUGAR EN EL MUNDO , ME ALEGRA QUE LO HAYAS ENCONTRADO .
BUENOS AIRES TE " COME " .
ESTÁ MUY LINDA , PERO PARA NADA SEGURA Y NO HABLEMOS DEL CONO URBANO , EL GRAN BUENOS AIRES ,ALLÍ LA VIDA NO VALE UN CENTAVO ..PERO TAL COMO LO DICE EL DICHO : " ZARNA CON GUSTO NO PICA " .

SUSANA
QUE TENGAS UN BUEN FIN DE SEMANA

ADAL

Eddy dijo...

Paso a saludar.Que bueno que no te quedaste en el intento.....cariños..

una hippie del 70 dijo...

Hola amiga sureña...sagitariana como yo...amante de la naturaleza..que suerte has tenido, vivir rodeada de esa maravilla de paisaje de nuestro sur... quizas algun dia, pueda sentir la magia de las noches estrelladas...y oir el sonido del silencio...te mando un abrazo porteño...por ahora.

Eddy dijo...

Paso a saludar y veo que somos tres las sagitarios muy buen signo!.....Cariños..