Desde la bella Carmen de Patagones...a orillas del Río Negro.
.
.

jueves, septiembre 27, 2007

Mi Doctor Alegría

No, no es un especialista en levantar el ánimo, ni un chiste...es "mi" odontólogo de hace unos cuantos años. Al poco tiempo de llegar a la zona (17 años atrás) mi marido se partió una muela mientras almorzabamos asi que habia que buscar desesperadamente un dentista ya que el dolor lo volvía loco, preguntando llegamos a él, asi que esa mísma tardecita estaba sentado en el sillón del consultorio, aterrado por todo dentista en cualquier tiempo, lugar o espacio mi marido esperaba como cordero en el matadero la hora de la extracción mientras la anestesia hacia lo suyo...al ratito nomás envuelta en una gasa el doc. le mostraba la culpable de sus desventuras...bah...solo la parte que habia quedado...mi marido aún esperaba que se la extrajera...no se habia dado cuenta que ya estaba hecho; desde ese día fue "nuestro dentista y amigo" cualidad que tenia mi pareja era de hacerse amigo ahi nomás y por carácter transitivo ahi estaba yo, haciéndoles empanadas o ravioles...El Doctor Alegria, José luis Alegría para más datos era y es la antítesis de su apellido, a simple vista un "amargo total" pero conociéndolo, dueño de un humor sarcástico y temible, en el fondo un "tierno" al que los niños manejan a su antojo y a los que se niega a atender en su consultorio porque no soporta los berrinches...claro que Dios lo castigó con una nieta berrinchuda por excelencia, (esta bruja ya se lo habia pronosticado...jajaja). Oriundo de Mendoza se nos adelantó a llegar a estos pagos unos cuantos años antes.
Cada vez que me veia con "panza nueva" me decia "dígale a su marido que compre televisor"...o..."Uds sí que se tomaron en serio eso de poblar la patagoni
a"...hasta que con el quinto embarazo me dijo...muy serio; "si sigue teniendo hijos no la atiendo más, esa dentadura no soporta más descalcificación". Y bueno, con la 5ta nena cerré la fábrica no precisamente por su amenaza sino porque el almanaque ya pesaba bastante y 5 eran más que suficiente.Dueño de una mano de oro para todo lo que sea extracción o arreglos, hace gala de su frase acuñada en el bronce que dice: "No tiene que doler...si duele me avisa" .
Hace un par
de días Samy (14) se partió un premolar y fue a parar a las manos del Doc, a los dos nos cayó la ficha al ver que estaba atendiendo a quien él habia "conocido en la panza", mientras la atendía fue hermoso recordar lindos tiempos, incluso eventos que había olvidado...él nos decía la familia Telerín, con referencia a esa familia que era un dibujito animado que andaba toda la familia de mayor a menor todos en filita, ya sé que solo los de mi generación recordarán quienes eran,sigo...él recordaba cuando quedó con la camioneta volcada cerca de San Blas, una villa marítima donde va a pescar todos los viernes desde que tiene uso de razón y aparecimos nosotros, toooda la familia telerin que ibamos para otra localidad y reconocimos la camioneta de lejos, enderezarla y remolcarla hasta el puesto más cercano en medio de todos los niñitos quedó en su memoria por siempre, lo cuenta como el hecho más risueño y divertido de todos los auxilios que tuvo en ruta porque una de las nenas cuando se subió a nuestro vehículo le ofreció su manta y su mamadera solidarizándose con su desventura.
En medio de risas y anécdotas no faltó el recuerdo a las locuras de mi marido como ir a cazar vizcachas con 5 amigos (él no tiraba con rifle sólo manejaba) a un campo lleno de vizcacheras (agujeros/cuevas en el terreno) ...para los que no conocen; se cazan solamente cuando son plaga y sólo las que se van a consumir, el horario es de nochecita cuando salen de las cuevas a comer; va el alumbrador(con un reflector enganchado a la bateria del vehiculo) dos o tres que disparan y uno que recoge la pieza (ya les contaré algunas experiencias de caza ).Corriendo las vizcachas por el campo conducía como endemoniado hasta que por supuesto la camioneta terminaba dentro de una gran vizcachera con el diferencial roto y todos a pata en medio de la noche, a seguir cazando a pie y después remolcar la chata con un tractor hasta la madrugada.
Otra era traerse un tiburón recién cazado (por otros) en las costas de San Blas en la caja de la camioneta y pararse en la terminal de micros para que los turistas se saquen fotos, ésas y más eran las ocurrencias a las que nos tenía acostumbrados y que hoy día más de uno recuerda.
Con el Dr.Alegría o Alegría a secas como a veces le decimos nos pasamos una tarde increíble y lo que menos fue para Samy el cuco de ír al temido dentista, para ella ahora también es el "doc", el amigo que nos arregla los dientes.








18 comentarios:

Angie Sandino dijo...

Que bonita amistad tienes con el Dr. Alegría Susy!
Me ha enternecido lo de tu nena y la mantita y mamadera, y me imagino al pobre hombre entre tanta criaturita, resignado a su destino en cuanto recibió la jugosa oferta de la nena y su mantita...

Hemosos recuerdos!
Cuídateme mucho y te mando un besote!

Toupeiro dijo...

Los buenos recuerdos pueblan nuestros corazones colmando nuestras vidas de felicidad.
Gracias por tu visita
¡NO TE PASES CON LA SIESTA!

ElPoeta dijo...

Susy, me encanta ver como a partir de algo en apariencia tan desagradable como visitar al dentista construyes una historia de hermosos recuerdos. Un beso,
V.

Gasper dijo...

Creo que para este profesional no debe haber nada más gratificante que un paciente de él sonriéndole plenamente.

Besos sin torno

Genín dijo...

Bueno, todos sabemos lo que es tener amigos especiales como Alegria, pero si encima es dentista...Y además no tortura cuando te arreglan los dientes...Entonces ya es algo casi sobrenatural...
Me alegro que ya normalices los recuerdos de tu marido con tanta naturalidad...
Salud, Genín

Sylvia Sandino dijo...

Que bonita anècdota, y se siente uno tan agusto cuando existe alguien de tanta confianza y luego con esa descripciòn que diste de èl que se sentìa uno compartiendo contigo todo eso. Mira que no sabìa que tuviste 5 almas, que hermoso, dile que vale la pena las descalcificaciones, si yo con tres me dejan casi sin nada, jajja, besos.

Nanny Lidia dijo...

Hermosa historia y tan bien escrita , pero enserio muy enserio yo no se si contaria a un dentista como amigo jajajaja.
un beso grande me encanto leerte.

Sol dijo...

Me ha gustao mucho esta historia. Sabes por qué en particular? Porque mi papá es dentista en Lima, pero ahora vivimos en California, y él viaja todos los años porque tiene pacientes que atiende hace 30 años y que lo esperan. Pacientes que él conoce desde niños y que ahora llevan a sus hijos. A veces me cuenta historias muy bonitas. Y como tú dices, es ya más una relación de amistad que de paciente y doctor.

Lindo tu espacio. Y gracias por tu visita, espero que vuelvas.
Saludos.

Eddy dijo...

Hola Susy
Que suerte tienes en tener un amigo dentista en el que puedas confiar y tener una linda amistad,generalmente todos les tenemos miedo...
Lindos tus recuerdos...

Chela dijo...

Es bonita la amistad, y es bonito recordar los hechos y ánedoctas que van fortaleciendo esos lazos tan agradables.

Ahora me entero también que has tenido cinco hijos. Creia que solamente tenias a las chicas.Mucho trabajo para tí sacar sola toda la familia adelante pero también una suerte de tener tanto amor para compartir.

Te queiro mucho Susy, eres admirable.

El Analista dijo...

Pucha Susy esas son las historias y la gente que vale la pena atesorar, es como un viaje en el tiempo a conductas que en la ciudad ya no se encuentran

Daniel de Witt dijo...

Siempre le tuve un terror absoluto a los dentistas. Tuve una dentadura espantosa desde muy niño, y debo ser la persona con más visitas al dentista del universo.
Finalmente llegué a la conclusión de que es imposible ejercer esa profesión si no se cuenta con una elevada dosis de sadismo.
Saludos a tu amigo, pero por las dudas que ni se me acerque!
Un abrazo.

Ferípula dijo...

Qué linda historia, Susy....el Doc sacando muelas, con tu panza, con las cinco!!!! Con las vizcachas...los tiburones!!!!
Tu vida está llena de aventura, Indisusy Jones!

Te dejo un beso... Y Alelí? dale otro!

Muá! Y voy a cliquear algún avisito... :)

mi despertar dijo...

me encantan tus textos

Orestes dijo...

Bonita historia y boinita familia a la que llegue pasando de un blog a otro. Te envio, desde muy lejos, un deseo de felicidad con todos ellos en esa tierra argentian que, pas veces que la pise, y siempre fue en puertos como La Boca de Buenos Aires, Comodoro Ribadvia o Usuaia me sirvió para admirarla.
Si te contara

Mi última escala de Buenos Aires fue de 3 dias. Si lega a durar 5, vuelvo casado.
uN CARIÑO

kukilin dijo...

Que bellos recuerdos querida Susy;
Me gustó mucho esta linda historia; también tengo la suerte de ser muy amiga de mi dentista, tan macanuda como el Dr Alegría, gracias a ella perdí el horror que sentía cada vez que tenía que acudir al odontólogo.
Me da mucha alegría saber de ti y ver que estás bien.
Muchos besos y sonrisas...

Común dijo...

Hola!!!!!!!!!!

Pensar que hay personas que no saben valorar a los profesionales de la salud, a veces prefieren ir al curandero.

Un besote y abrazo de oso.

Genín dijo...

Venia a ver si ya estaba lista la furgo, pero me encuentro de nuevo co el bueno del Dr. Alegria...Y me voy corriendo no sea que me vea y me saque alguna muela. Pero antes te dejo mi saludo y mis buenos deseos de que todo marche bien...Al menos normal, sin incidentes desagradables.
Salud, Genín