Desde la bella Carmen de Patagones...a orillas del Río Negro.
.
.

domingo, octubre 29, 2006

El desarraigo

Hoy sin querer me topé con un tema que es bastante importante en mi vida o al menos lo fue en su momento, el desarraigo del lugar donde nacimos y crecimos por otro que decidimos adoptar.Al cambiar de sitio se produce una modificacion en nuestra vida más que significativa, uno extraña hábitos que ní sabia que tenía; en mi caso todo se desató de golpe...un buen día extrañaba los estrenos en el cine, a pesar de que antes no era muy asidua concurrente a ellos, la pizzeria de la esquina, el café de la media cuadra,las boutiques con la última ropa de moda, el ruido del tránsito, bocinazos incluidos, la frenada de los colectivos, la estacion de subte de Primera Junta, mi nexo con el mundo del centro...Todo había desaparecido, tenía una lista interminable de ausencias más las afectivas de índole familiar o amistosa, tenía entre manos una verdadera catástrofe interior y había que superarla de alguna manera.Me sentía como si hubiera perdido la identidad...el DNI se me había esfumado o el ADN de la sangre...exactamente no se sabe qué...pero se pierde.Todo empieza a girar alrededor de los recuerdos y uno se encuentra contándole a alguien que hacía tal o cual cosa los sábados a la tarde o que iba a tal lugar cada día, de esa manera siente como que sigue presente en esos sitios tan lejanos que casi ni recuerda vivamente en detalles.Pasan los años y uno se adapta...se adapta a no ser de alli ni de allá, de todas maneras es felíz ya que nadie lo obligó al cambio y se escucha decir que no volverá al allá porque donde está está muy bien y que ya no se adaptaría porque despues de tantos años todo ha cambiado tanto que "ese" tampoco ya es "su" lugar. Y así se queda rumiando una realidad que al fin y al cabo ya no importa.

1 comentario:

Mauri dijo...

Es cierto... Todo lo que decías en este post. Yo nací y viví hasta los diez años en el barrio de La Boca. Después me fui a Villa Celina cuando el 70% era campo. Alli viví hasta los 24 y me vine a Ingeniero Maschwitz, donde he vivido hasta el presente con un intervalo de tres años en el barrio de Núñez... Tengo recuerdos y añoranzas de todos los colores. Te mando un beso.