Desde la bella Carmen de Patagones...a orillas del Río Negro.
.
.

miércoles, enero 24, 2007

El cumple

El 13 de Enero celebramos los 15 años de María Victoria, mi hija mayor, fecha real de cumpleaños el 12 de Enero pero debido a la llegada de familiares que venian de lejos lo pasamos al sábado; la abuela y amigas/os desde Buenos Aires, la madrina desde Bahía Blanca. Poco a poco se iban integrando al grupo bullicioso que se reencontraba despues de más de un año de no verse. "La previa" fue más que jugosa y alegre, por el hotel circulaban los pasajeros (turistas) y los invitados departiendo...habia turistas que se querian quedar al festejo, al ver semejante movimiento. Todos somos gente simple, que unimos esfuerzos a la hora de realizar algo en común, mi madre , a la vez que mimaba a sus nietas preparaba el almuerzo con su especialidad; cordero a la cacerola....imperdible!!!....y Tiramisú de postre; teniendo en cuenta que la fiesta era a la noche, ya empezábamos pesaditos.
El hotel estaba saturado de gente la noche del 12 y en el recambio matutino de pasajeros del 13 decidí cerrar al menos hasta la madrugada ya que era im
posible combinar el hervidero en que se habia transformado el tránsito de pasajeros y los invitados. Asi que en la puerta de recepción se balanceaba el cartel de "Completo", sólo quedaron algunos clientes de confianza quienes estaban en conocimiento de la fiesta que se realizaría en el primer piso sin horario previsto de terminación, lentamente empezó a normalizarse el día, ya por la tarde comenzamos con los preparativos de la comida, las mesas; se trozó el lechón que ya estaba hecho (regalo de los padrinos) y el cordero entró al horno al igual que los pollos, todo caserito, las ostras de la zona que ya tenía preparadas en escabeche al vino hacía 4 días se sacaron de la heladera para que estuvieran a temperatura ambiente, mientras mi amiga-hermana,Mary, sacaba fotos a diestra y siniestra, no quedó ni un detalle sin "documentar". Como por arte de magia todo comenzó a tomar color de fiesta, las mesas arregladas, lo frío ya servido, los invitados que estaban en el hotel eran los encargados de ír acomodando las bandejas que se iban preparando.
Una vez listo, por tandas iban a cambiarse, la cumpleañera estaba "encerrada" en su cuarto produciéndose y produciendo a su
s hermanas.
El comienzo del agasajo fue tan n
atural como distendido; abrazos, saludos, regalitos.
Conformamos un grupo cimentado en el afecto sin falsas posturas ni apariencias, somos lo que se ve, simples, como decimos los argentinos, "jodones" a la hora de divertise, de buen comer y beber . Al promediar las 0 hs, estando en plena fiesta, el teléfono no paraba de sonar, los otros hoteles y turismo de Río Negro pedían colaboración para derivar, los superaba la cantidad de gente que circulaba solicitando alojamiento(justo era fin de semana de recambio y éramos el único hotel que quedaba con alojamiento a 200 km a la redonda)) , asi que lentamente y con la advertencia de que se estaba realizando un evento se abrió el ingreso a pasajeros, a nadie le importaba si habia música o algarabía, afortunadamente las habitaciones están en otro ala y la gente necesitaba descansar, hubo que repartirse entre los ingresos y la fiesta. Gracias a Norma, una amiga que a veces me reemplaza, la recepción se mantuvo expeditiva a la hora de acomodar a los pasajeros ansiosos.
Ya entrada la madrugada, después de las tortas , el brindis , con la partida de algunos de los invitados y la recepción en calma... Una mira alrededor y toma noción, durante la fiesta evitamos los golpes bajos, el recuerdo del padre flotaba en cada uno de nosotros, todos sabíamos cuánto amaba a "su" Vicky y cuánto soñaba con sus 15 años...El peso fue grande, por eso los preparativos fueron hasta dolorosos en algun momento...a pesar de todo ella estaba felíz, con su radiante sonrisa despedía a los invitados y le daba las gracias por haber venido.
Pero además del cumpleaños que disfruté como mamá con la alegría de "la tarea cumplida" Un hecho en la mañana con la salida de los pasajeros me dejó perpleja; una señora, parte de esos grupos familiares que ingresaban en pleno festejo, se acercó , me dio las gracias por permitirles alojarse y muy dulcemente me extendió un sobrecito y me dijo; esto es de nuestra parte para la cumpleañera...adentro habia dinero, en mis años de hotelería tengo cantidad de anécdotas en mi haber pero este gesto que no quise aceptar al principio y que luego agradecí, me dejó con una sensación increíble por el resto del día.

3 comentarios:

Mauri dijo...

Ya se te estaba extrañando... Me alegro de que todo haya salido bien y que pudieran conjugar con éxito el anacronismo del "trabajo - placer". Me imagino lo que habrá sido esa fiesta y todas las cosas que se te habrán venido a la cabeza antes, durante y después de ella. Pero ¿viste que se puede?
Te mando un beso

EL HIPPIE VIEJO dijo...

HOLA SUSANA

ME ALEGRO QUE HAYAN PODIDO FESTEJAR EL CUMPLEAÑOS DE TU HERMOSA HIJA .
LO HAS CONTADO MUY BIEN , POR MOMENTOS ME VEÍA ALLÍ , COMIENDO UN TROZO DE CORDERO .
CUANTO ME ALEGRO POR VOS , TAMBIÉN QUE HAYAS SIDO FUERTE POR LAS CIRCUNSTANCIAS .

ME ASOMBRA LA CANTIDAD DE TURISTAS .
DESDE BUENOS AIRES UNO NO TIENE IDEA DE LA MAGNITUD , AL MENOS YO .

AMIGA

RECIBE MIS SALUDOS Y DESEOS DE BUEN FIN DE SEMANA

BESOS

ADAL

Anónimo dijo...

Tan linda mi belal amiga si es para enviarte un babero de regalo pero de los grandes, y comparto con el hippie viejo, tamben me veia comiendo ahi ese tremendo costillar esos exquisitos bocadillos y la torta mmmm que pena no haber sabido antes para que me enviaras un pedacito