Desde la bella Carmen de Patagones...a orillas del Río Negro.
.
.

domingo, noviembre 11, 2007

El Tercer Beato Patagónico

La novena de Ceferino

Su Historia:
Ceferino, discípulo y misionero
-

De la palabra y de la escucha, del discipulado, nace la fe.
Por eso Jesús pronuncia su bienaventuranza:
“Felices los que escuchan la Palabra de Dios
y la ponen en práctica”.
Ceferino, desde el silencio mapuche, tuvo el corazón
abierto de par en par para recibir la Buena Noticia
de Jesús. Supo ser esa buena tierra que necesita
el sembrador para que la semilla germine,
eche raíces y de mucho fruto.

Desde el catecismo, desde la liturgia,
desde la predicación y el acompañamiento espiritual,
recibió de ella el alimento que necesitaba
para crecer en la fe. Quedó cautivado
por la enseñanza de Jesús.
Y sintió que debía vivirla sin vueltas ni rodeos.

Por eso, fue también misionero. Sintió la necesidad de compartir la Palabra para que también otros tuvieran vida. Lo hizo de una manera sencilla y casi desapercibida, sobre todo con su vida. Pero también soñando y anhelando ser ministro de la Palabra como sacerdote y misionero.

Lo hizo también a través de las muchas cartas que escribió, en las cuales se trasunta su profundo amor a Jesús y un agudo sentido de gratitud a todos los que lo apoyaron y ayudaron.

El había vivido desde adentro la experiencia del contacto con los misioneros que visitaban la tribu. Ahora quería ser parte activa de esta aventura.

Quiso, sobre todo, volver a estar con su gente para poder compartir con ellos los Misterios del Reino, esos misterios que se esconden a los grandes y sapientes y se entregan a los pequeños y a los humildes.


CEFERINO NAMUNCURÁ RUMBO A LOS ALTARES


El papa Benedicto XVI firmó el decreto sobre el milagro de curación atribuido
a la intercesión del venerable Ceferino Namuncurá

El 7 de julio, el Pontífice rubricó la notificación durante una audiencia que mantuvo
con el prefecto para la Congregación para las Causas de los Santos, cardenal
José Saraiva Martins. La Agencia de Noticias Salesianas (ANS)
anunció que
la ceremonia de beatificación del “santo indiecito” se realizará el 11 de
noviembre y la Conferencia Episcopal Argentina aceptó que la misma se realizara
en la localidad de Chimpay, donde nació el joven mapuche, pero la decisión
debe adoptarla La sesión de cardenales y obispos que forman parte de la
Congregación
para las Causas de los Santos había aprobado por unanimidad,
durante la sesión del 15 de mayo, el milagro atribuido a la intercesión del
venerable Siervo de Dios Ceferino Namuncurá.

El secretario de la Congregación, monseñor Michele Di Ruberto,
explicó que es un milagro espléndido, que honra al próximo santo,
a la Iglesia y a toda la familia salesiana.

Historia del Milagro

El milagro que se aceptó como tal, es el caso de una mujer de Córdoba,
que tenía 24 años y que se curó en forma instantánea e íntegramente
de un cáncer de útero, y hasta pudo concebir nuevamente.

Este hecho para la ciencia es absolutamente inexplicable y esto
fue corroborado con estudios médicos anteriores y posteriores de la mujer,
que acreditan la desaparición de la enfermedad.

Este milagro atribuido a Ceferino se produjo en 2000,
año del Jubileo Cristiano. La familia de esta joven con
cáncer de útero pidió intensamente la intercesión de Ceferino
ante Dios para salvarle la vida. Y la mujer se curó.


La causa llegó a Roma desde Córdoba, donde durante cuatro años se estudió y altas fuentes de la iglesia indicaron que fue bastante rápido el tratamiento del caso. El padre Enrico Dal Cóvolo, postulador de la causa de Ceferino en Roma, informó que a principios de diciembre pasado la consulta médica de la Congregación para la Causa de los Santos dictaminó que, desde el punto de vista clínico, la curación sometida a su juicio científico, era inexplicable.

“Se ha avanzado rápidamente en ella. Yo creo que esto es una señal de la Providencia que sirve a legitimar un culto tan popular que la gente del pueblo en Argentina dirige a Ceferino,” dijo el sacerdote salesiano.


Carta de los Obispos con motivo de la Beatificación de Ceferino (jul.2007)
-

PARA CONOCER MÁS EN PROFUNDIDAD LA ESPIRITUALIDAD CEFERINIANA

Carta de los OBISPOS

DE LA REGIÓN PATAGONIA-COMAHUE

A fines de julio los obispos de la patagonia publicaron esta carta sobre la beatificación de Ceferino Namuncurá.

A todos los hombres y mujeres de nuestra Patria Argentina:

Con inmenso júbilo hemos recibido el anuncio que el Papa Benedicto XVI aprobó el dictamen de la Congregación de la Causa de los Santos declarando la aceptación del milagro obtenido por la intercesión del Venerable CEFERINO NAMUNCURÁ, dejando así abierto el camino para su Beatificación. La solemne celebración de la Beatificación se llevará a cabo en la localidad de Chimpay (Río Negro – Patagonia Argentina), cuna de Ceferino, el próximo domingo 11 de noviembre, a las 11,00 horas, en la Misa presidida por el Legado del Papa Benedicto XVI, acompañado por numerosos Obispos, Sacerdotes, Religiosos, Religiosas y por todos los que desean sumarse para festejar, desde la fe, este trascendente acontecimiento para todo el pueblo de nuestra Patria.

1- Motivo de esta Carta Con ocasión del Centenario de la muerte de Ceferino (11 de mayo del 2005)

Escribimos una Carta a los habitantes de la Región Patagonia-Comahue, cuyos principales conceptos queremos ahora volver a compartir, en el deseo que este acontecimiento renueve nuestro compromiso por seguir el camino de santidad que recorrió Ceferino y nos ayude a conocer más el paso de Dios por nuestra historia. Creemos, con mucha humildad, que nos sentimos particularmente queridos por nuestro Padre Dios.

En esta tierra patagónica, pobre de población y de estructuras, en una tierra que, en el decir popular, muchas veces fue llamada maldita, Dios quiso suscitar frutos de santidad.

En estos pocos años de evangelización, la Iglesia ha declarado beatos a Laura Vicuña; adolescente que vivió y murió en Junín de los Andes hace poco más de cien años, a Artémides Zatti, salesiano enfermero que vivió y murió en Viedma; y ahora a Ceferino Namuncurá. Es nuestro más ferviente deseo que esta beatificación renueve en nuestra Patria la adhesión al don de la fe cristiana, tomando en serio el Evangelio, como lo hizo Ceferino. Que, particularmente los cristianos, renovemos el compromiso por una santidad que asuma con realismo la causa de la unidad entre los argentinos, prestando atención especialmente a todos y cada uno de los pobres y excluidos, que deben ser los primeros en formar parte de la Argentina que queremos.

2- En el camino de la Evangelización

El nacimiento de la Iglesia en la Patagonia

Se abrieron canales de riego para convertir en valle fértil las tierras asoladas por el viento. Se trazaron caminos, se construyeron iglesias. La evangelización de esta tierra patagónica es una verdadera epopeya de creación y de crecimiento de las comunidades cristianas. Evangelización no exenta de dificultades y errores. Acción misionera que más allá de sus límites buscó aprender a caminar con los pobres y con el pueblo mapuche, como lo atestigua la historia de tantos varones y mujeres que a lo largo y ancho de nuestro vasto territorio han trabajado y entregado su vida silenciosamente.

Evangelización que quiere también hoy asumir el pedido de Juan Pablo II en su visita a nuestra tierra: “Que nadie se sienta tranquilo mientras haya en vuestra patria un hombre, una mujer, un niño, un anciano, un enfermo, ¡un hijo de Dios! cuya dignidad humana y cristiana no sea respetada y amada” (Viedma 1987).

3- La Tierra y su Gente

La tierra de Ceferino es la Patagonia, vasta planicie surcada por anchos y caudalosos ríos. Tierra demasiado ancha y extensa para ser considerada como un todo indiferenciado. La Patagonia, nuestra tierra, que es la tierra de Ceferino Namuncurá, sigue siendo, también hoy, ámbito de contradicciones, donde la luz debe disipar a las tinieblas, porque el corazón del hombre no sabe muchas veces qué partido tomar. Toda la vida de Ceferino estuvo marcada por su origen. Pertenecía a uno de los pueblos originarios de nuestra América Latina.

Era miembro de los que se reconocen como “mapuches”, “gente de la tierra”, de los que tienen la tierra como madre, una madre que no se puede manipular en perjuicio de algunos de sus hijos, sino que hay que respetar y cuidar amorosamente.

Este es el suelo que nutrió sus raíces y en el que se fue fraguando su fuerte personalidad. Pero ésta es también la tierra que con avidez los “blancos” hemos dividido, vendido y queremos seguir dominando, sin escrúpulos.

La tierra que está surcada por millares de kilómetros de alambrados, la tierra que está perforada para extraer la riqueza del gas y del petróleo o corre el riesgo de ser contaminada para sacar los minerales.

De los once años y medio que vivió Ceferino en esta misma Patagonia, en la que vivimos nosotros, muchas cosas han cambiado ciertamente, pero todavía quedan muchas de sus bellezas, de su silencio, de sus vientos, de la posibilidad de vivir una relación verdadera y efectiva con la naturaleza y con las personas que viven aquí.


Queridos hombres y mujeres de nuestra Patria, es especialmente
a ustedes que hemos querido presentar el testimonio de este
joven aborigen, discípulo y misionero. Es para nosotros,

en este tercer milenio que hemos comenzado, un modelo
para todos los que viven aquí, en esta tierra de esperanza.
Modelo de amor por su familia, su pueblo y su tierra.
Modelo de fe que ha cultivado y desarrollado aún

en medio de dificultades y cruces. Modelo juvenil por
el proyecto de vida que fue forjando.
Hoy nuestra Patria necesita jóvenes que quieran ser útiles a
su pueblo, que quieran ser misioneros en su pueblo.
Ceferino gaucho y amigo de todos nos conceda la fuerza
para entregar la propia vida al servicio del bien común,

de la justicia y la verdad que nos hace libres.
Que nos ayude, como Iglesia en la Argentina,
a ser hoy discípulos y misioneros trabajando en
comunión fraterna para que todos se encuentren con
Dios y su Palabra, y en Él tengan Vida. Ceferino,
siguiendo a Jesús, presenta una alternativa a
nuestra sociedad consumista y que excluye a muchos.

En una sociedad que despreciaba a los aborígenes,
que había hecho de la “Campaña del desierto” una

epopeya de la civilización contra la barbarie, se
presenta este joven sin poder, sin dinero, sin títulos,
sin odio. Es un “indio” que ha perdido todo, pero que

mantiene su cultura, sus valores, su espíritu de comunión

con los demás y su férrea voluntad.

Es pobre de medios materiales, pero es rico de virtudes y de actitudes que hacen de él un modelo nuevo y distinto, ejemplo para todos. Por eso Ceferino es un llamado de atención en nuestro mundo: es un joven indígena, que nos indica el camino de una vida digna y que vale la pena vivir. Que Ceferino, hoy y siempre misionero, nos obtenga las bendiciones más abundantes para todos y en particular para su pueblo. Con la bendición de Dios, que nos ama y acompaña sus hermanos Obispos de la Patagonia, tierra de Santos.

FUENTE: www.ceferino.dbp.org.ar/


HOY CHIMPAY ESTA DE FIESTA...LA PATAGONIA ARGENTINA ESTA DE FIESTA, SUDAMERICA TODA ESTA DE FIESTA

AMEN








6 comentarios:

Genín dijo...

Pues felicitaciones a los creyentes.
Salud, Genín

Angie Sandino dijo...

Me sumo a las felicitaciones de mi amigo Genin y enhorabuena para el pueblo Patagonés!!!

Besotes!

Común dijo...

Hola!!!!!!!!

Hace rato, que en lo personal es mi santo preferido, que hace de intermediario entre mi y DIOS, agradezco que publiques sobre èl.

El año pasado hice un humilde post, en mi casa.

Un besote y abrazo de oso.

Daniel de Witt dijo...

Todo lo que sé sobre el tema, lo acabo de leer en tu blog.
No estoy en condiciones de opinar.
Te mando un abrazo grande.
Saludos.

Nanny Lidia dijo...

Oh!!Susy, que lindo fue leer esto , creo que lo necesitaba ando media aragana ultimamente y decidi visitarte y me encuentro con este hermoso post, gracias.

Besos

kukilin dijo...

Hola Susy querida, no soy devota de San Ceferino, pero me alegró mucho que el papa lo canonizara, porque es una manera de que nos tengan en cuenta en nuestra cultura.
Vine otras veces y no pude entrar, parece que está muy cargado el blog, al mío también lo noto más pesado desde que le agregué 3 slides; Te sustraje la foto del perfil. jajaja!!! Y te agregué a mis amigas bloggers. ¿No te viste? Pues allí estas
Besitos querida amiga.